lunes, 10 de abril de 2017

En Risas

Sin momento,
llega en dos, en tres, en cuatro
minutos,
hasta qué,
en cinco segundos,
la luz de tus ojos emprende un movimiento profundo.

Distancias habían,
no te había visto,
aunque ahí mismo estábamos.

Muchos sucesos describían, un fractal,
antesala letal,
para un encuentro
mental, sentimental, sexual,
de ánimas que nunca, han conocido mal.

Gal,
es lo que sucede
Luz,
es lo que sorprende
nos hicieron ver a los ojos,
y aun la dicha no comprende.

Cómo nuestros labios se pusieron rojos?
tantos logos,
descritos por tus manos y tus hechos,
nosotros tumbados en los helechos,
aun tenemos que dejar de estar insatisfechos,
y dejar fluir todos nuestros pensamientos.

El tejido,
La luna,
El bramido de un fuego,
Ese!!! Aquel, aquel que centelló!!,
En la noche dando luces,
Haciendo que te cruces,
Haciendo que esta vez,
Ya no me uses,
Ni te expulse de mi filia,
Entre tanta ironia,
Eros vive en tu osadía
Esos ojos que aun veo,
Ya me dan estadia,
Esos ojos que prefiero,
Tranquila aun no muero.

En silencio, un poco incomodo,
Eso llamado ego,
Me lleva para atrás,
tan hermosa que te ves,
nos sonreímos más de una vez,
yo siento que tenemos mucho interés,
en quitar todo estrés,
siempre cerca,
sin mirarnos,
solo sentirnos,
pues, si, nos advertimos
de nuestra realidad,
a lo mejor y reventamos,
tan presionados, por confirmar
que estamos enamorados,
de quien? No se, no importa
la única impronta, es que nunca
es una persona, o dos o tres,
es una sola, una sola situación,
camuflada tan bella, tan hermosa,
con su traje de gal, de inocencia sexual,
dentro de todo, en el fondo del asunto,
es sentir entre nosotros,
el universo completo en la luz,
en una mirada con una sonrisa,
sin fronteras,
solo tu,
sin abrazos,
mil miradas,
como truenos, en tus ojos
y el sonido, el desquisicio
mas te acercas y te pienso,
que tu cuerpo contorsiono,
no ha pasado ni la brisa,
va despacio y no aprisa,
son segundos que te veo,
y me entero, que hoy...

renuevo... en risas.

jueves, 16 de febrero de 2017

Intensamente Roja sin igual

Acariciando tu imagen en mi mente,
Despierta de repente, una idea peculiar.

Tu cabello ha crecido, de la noche a la mañana,
El perfume que me irradias, despierta mi andar.

En las frases que te amañas, domesticas mis hazañas,
Entrelazas mis miradas, entre versos y raices.

Y aún no entiendes que te has ido, que te veo y no es conmigo
que respiras por tu ombligo... El silencio por testigo
Que te ha visto, que te has ido,
Que te veo y no es conmigo,

Entre tanto juega al llanto,
No despiertes que te espanto
No me digas que te has ido
Pues estas aquí conmigo

Con mi fuego a tu antojo
Tu me miras y recojo,
Unos versos a mi amante

Mil caricias sin retorno.

Entre tantas, la poesia...

Desde un puesto de espectador,
un gesto despierta al introspector.
Decide mi vida, desde pulsos ocultos,
poderosos, dentro de mi ser.
Deciden y decido dentro de ellos,
pero fuera de mí…
está el espejo,
estas tú.

No se ha detenido,
no te has detenido,
no me he detenido,
ni tampoco nadie lo detendrá.
Es tan fácil como respirar,
en tus ojos veo cómo, desconcertada,
tus posibles ideas, se caen a pedazos,
así como lo desconocido,
impera en la idea,
donde estamos habitando.

Nos hacemos en cada mirada, mientras,
nos deshacemos en cada tocada.
Nos perdemos en nuestras vidas y nos encontramos en nuestros besos.
Cuantas veces tendremos que romper con orgasmos el cielo,
cuantas veces lloverás al sentir el volcán arder.

Despierta en madrugada,
despierta en la palabra,
después de tu mirada,
te he encontrando las entradas,
en las ráfagas de nada,
en caricias de la cama.

Poco importa quién tu eres,
el no encuentra la verdad,
en los cables confundidos,

pronto, ambos arderán.